Skip to content

Problemas de HUMEDAD en BAÑOS

3 febrero, 2021
Problemas de HUMEDAD en BAÑOS

El baño es uno de los lugares de la casa donde la humedad se hace presente con mayor frecuencia por eso en este artículo recopilamos los principales problemas de humedad en baños y cómo solucionarlos.

Tipos de humedad en baños

Por lo general los problemas de humedad en un baño corresponden a dos tipos diferentes, la humedad por condensación y la humedad por filtración.

La humedad por condensación se produce por una cuestión lógica. Al bañarnos con agua caliente el vapor de agua no encuentra escape y se condensa en las paredes, vidrios y azulejos. SI esta humedad no sale del cuarto de baño será absorbida por las paredes.

La humedad por filtración se produce cuando existe una perdida de agua en alguna canilla, o cañería. Muchas veces estas filtraciones son invisibles para el ojo humano, y en otros casos son dan señales bastante claras.

Cómo detectar la humedad en el baño

Un problema de humedad se suele manifestar de forma muy clara. Manchas negras en los azulejos, moho en las juntas de los azulejos, pintura descascarada en el techo, gotas de humedad en las paredes y olor a humedad son algunos de los signos que indican humedad por condensación.

Cuando se trata de una filtración suele ser un poco más difícil. Si la filtración se manifiesta dentro del baño causará una mancha amarrilla en la zona afectada, globos en la pintura, azulejos despegados, grietas en la pintura.

En otras ocasiones la filtración no se manifiesta a simple vista, y lo hace por ejemplo en el techo o la pared del vecino, provocando no solo daños por humedad sino también problemas con otros propietarios.

Soluciones a problemas de humedad en el baño

En el caso de la humedad por condensación la solución es bastante simple, es necesario instalar algún tipo de abertura que permita la salida de la humedad condensada hacia el exterior.

Se puede instalar una pequeña ventana tipo ventiluz, una rejilla de ventilación y hasta incluso un pequeño extractor que saque el aire caliente y húmedo del baño.

Por otro lado, una filtración puede ser más compleja. Lo primero que hay que hacer es determinar exactamente dónde está la filtración.

Para eso podemos empezar revisando los sitios más comunes, las canillas, los flexibles de atrás del inodoro y debajo de la pileta del baño, la mochila de agua del inodoro, y básicamente cualquier lugar donde una pequeña gotera podría pasar desapercibida.

Si a simple vista no hay una filtración será necesario comenzar a romper y explorar hasta encontrar la fuente del problema (existen aparatos para detectar la filtración pero raramente son utilizados por los plomeros por su alto costo).

Una vez encontrada la filtración hay que arreglarla y luego reparar los daños causados por el agua, los cuales dependerán del tamaño de la pérdida y del tiempo que se haya tardado en detectar dicha filtración.